Proyecto Golden 5

Introducción PROYECTO GOLDEN5

 El proyecto Golden5 tiene como objetivo crear, durante tres años (2004-2007), un programa educativo, dirigido al profesorado, que le ayude a tener un ambiente escolar más agradable y efectivo en el aula. Los países involucrados son Italia, Bélgica, España, Noruega y Polonia.

Este proyecto está fundamentado en la creencia de que las escuelas tienen importantes responsabilidades en la educación de los futuros ciudadanos y en el desarrollo de actitudes saludables hacia ellos mismos, los otros y la sociedad.

La transición a la educación secundaria hace que el ambiente escolar se vuelva más impersonal, más formal, más evaluativo y más competitivo que la escuela primaria. Se produce un desajuste entre el entorno de la escuela secundaria y las necesidades de los jóvenes adolescentes, lo que se percibe como un cambio negativo descendiendo la motivación escolar. El profesorado se vuelve más controlador, envestido por una justificación de seriedad, pero lo hace justamente cuando los estudiantes precisamente necesitan de más autonomía.

Existe una alta relación entre el nivel de autoestima del alumnado y la relación  profesorado-alumnado. Una relación positiva entre ellos reduce los problemas de comportamiento en el aula y aumenta el nivel de concentración académica del estudiante. Hay tres factores importantes en la relación del profesorado y el alumnado más joven de secundaria: la cercanía, la dependencia y la conflictividad. La cercanía refleja el grado de calidez y comunicación abierta entre ellos y funciona como un apoyo que incrementa la motivación y la implicación. La dependencia se considera como un factor que debe ir disminuyendo en el tiempo. Por último la conflictividad entre alumnado-profesorado funciona como un estresor y provoca desvinculación o desmotivación además de desarrollar actitudes negativas hacia el colegio.

Para que el profesorado pueda liderar este proceso de manera adecuada, deberá tener un conjunto apropiado de herramientas y habilidades para entender el funcionamiento de un grupo y poder gestionarlo adecuadamente. Igualmente tiene que contar con suficientes recursos para construir adecuadas y positivas relaciones entre sus estudiantes, crear un clima de aula que facilite las relaciones y los procesos de aprendizaje.

La propuesta consiste en dotar al profesorado de una serie de herramientas que le facilite crear una atmósfera de adecuadas relaciones, donde el alumnado sea considerado Golden, con suficientes habilidades como para brillar. Para conseguirlo, se exponen cinco áreas, consideradas Golden por ser las que mayor incidencia pueden tener en el cambio en la dinámica del aula y en la percepción de los alumnos.

  1. Gestión del aula
  2. Construyendo relaciones
  3. Clima social
  4. Aprendizaje ajustado
  5. Familia y escuela
    1. 1.   Gestión del aula

 

OBJETIVOS: Son las acciones realizadas por el profesorado para establecer el orden, conseguir la atención de los estudiantes y provocar su cooperación.

A continuación se proponen una serie de pasos que se han organizado en tres áreas: de un lado la estructura, reglas, rutinas, claves no verbales que dotan al espacio aula de una entidad de clase. Por otro lado están las relaciones que se desarrollan en este espacio y cómo se controlan las interacciones y finalmente qué valores se transmiten y como se ponen en marcha en la resolución de problemas en el aula.

Los cinco primeros pasos clave hacen referencia a momentos relacionados con la estructura de la clase.

El primer paso clave sería la progresividad: Hablamos en este caso del tipo de estrategias que se utilizan para ganarse la atención de la clase, por ejemplo cuando se entra en ella. Algunos profesores llegan y alzan la voz, otros se mantienen callados y esperan a que la clase se tranquilice, otros reprenderán al alumnado. Otros usarán estrategias claras como dar tres palmadas u otro signo. Lo que cada docente hace en esta estructura es muy importante en el sentido de si éstas crean mayor confusión o stress o si ayudan a mantener controlada la clase, e igualmente importante si se hacen de manera consciente y consistente en el tiempo, para convertirse en un sistema de comunicación. Se trata entonces de construir de forma progresiva un sistema de control de la conducta utilizando claves no verbales para la atención grupal (como por ejemplo elevar las manos).

En segundo lugar, una vez conseguimos la atención del grupo es importante destacar aquellos comportamientos que son estupendos, porque estén teniendo lugar o porque serán los que potenciaremos. Se recordarán los comportamientos esperados, no los que queramos eliminar. Así tendríamos como segundo paso clave la atención: poner atención y alabar las conductas positivas de la clase si se quiere que éstas se repitan.

En el momento del trabajo de los estudiantes, es fundamental que se cree un clima que permita la concentración y las mejores condiciones para realizarlo. Es por ello fundamental que la actividad fluya y tenga continuidad, siendo éste el tercer paso clave: fluidez y continuidad. En lugar de decir que hay ruido, deberemos de intentar que las fuentes de los mismos sean minimizadas. No dejar que un comportamiento interrumpa la lección y el trabajo, intentando lidiar con la mala conducta y seguir con la clase al mismo tiempo. Por ejemplo mirar a la persona a los ojos, resolver conflictos a un nivel bajo, indicar con la mano, mantener contacto físico, estar cerca, etc.

En los momentos de cambio de actividad se crean los mementos de transición, los cuales facilitan la disrupción y los problemas en el aula. Para ello debemos de estar preparados y pensar en actividades o maneras de gestionarlo de la manera más suave y breve posible. Tener materiales preparados previamente o tener las instrucciones muy visibles o tener disponible una actividad que mantenga la atención brevemente favorece que estos momentos sean más llevaderos o de menor duración. Este cuarto paso clave se denomina momentum, es decir ser oportuno: asegurarse de organizar las actividades y las instrucciones en secuencias sucesivas y naturales.

Finalmente al concluir la sesión, es fundamental cerrarla, realizar un ejercicio de síntesis y de reflexión, donde se aborda qué se ha hecho en clase, qué estuvo bien, qué se aprendió, con qué cosas el docente y el alumnado quedaron satisfechos y en qué habría que centrarse la próxima sesión. Se denomina a este quinto paso clave: anclar y prospectar.

marzo 17, 2010. Etiquetas: , . Educación.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: